EL PERÚ ES MÁS GRANDE QUE SUS PROBLEMAS 2021 BICENTENARIO DEL PERÚ - FIRME Y FELIZ POR LA UNIÓN
Polidrez: VERDADES SOBRE LA INFLUENZA A/H1N1 EN EL PERÚ

Thursday, May 21, 2009

VERDADES SOBRE LA INFLUENZA A/H1N1 EN EL PERÚ


1.-La notificación de los 8000 pasajeros que arriban al país en cedulas de papel es un trabajo inútil. ¿Ustedes creen que todos los datos de estas cedulas son digitados para formar una base de datos? ¿Ustedes creen que existe alguna organización capaz de utilizar esta información y hacer un seguimiento de estos pasajeros?
2.-El uso de máscaras y guantes dan una peligrosa sensación de seguridad que impide aplicar las verdaderas medidas de bioseguridad que serían deseables. Como son el lavado de manos, el uso de alcohol en gel, el distanciamiento social que significa no abrazar ni besar al saludar. El lavado de las superficies que más se utilizan como el teclado de las computadoras, las manijas de las puertas, etc. Estas mascaras (N95) y guantes deben quedar restringidas para el personal de salud que está en contacto con los pacientes sospechosos de tener la enfermedad. Las mascarillas simples las podrían utilizar las personas que tienen secreción nasal y estornudos.
3.-En el Perú aún no hay muertes. El número de muertes a nivel mundial es bajísimo comparado con el número de casos confirmados. La mortalidad global solo considerando casos confirmados es 0.77 (85 de 11034) por cada 100. En Costa Rica es 5 (1 de 20 casos), México es 1.93 (75 de 3892 casos), EEUU es 0.14 (8 de 5710). y en Canadá es 0.14 (1 de 719). Si en el Perú durante el año 2009 se enfermara el 10% de la población, de 28 millones de personas, serían 2'800,000 los casos, de los cuales las muertes esperadas serían -aplicando la mortalidad global- 21,560 personas. Probablemente muchas más necesitarían cuidados especializados.
4.-Lo que estamos viviendo ya NO es una Epidemia es una Pandemia. Más de 40 países están afectados y existen casos nuevos autóctonos en varias regiones del planeta. No hay que temer la denominación de Pandemia, simplemente es una realidad.
5.-La organización de la respuesta a la Pandemia en el Perú es DEPLORABLE. No hay liderazgo adecuado del sector salud, no se conoce un comité de expertos que públicamente ofrezca recomendaciones. La mayoría de países afectados han adquirido equipos termosensores para los aeropuertos, aquí no hay ni termómetros. No conocemos si existe una organización concertada entre el Ministerio de Salud, EsSalud y los Hospitales de las FFAA y FFPP. Los laboratorios de los hospitales no tienen forma de hacer diagnostico de la Influenza, no hablamos de tipificar el virus, sino de la prueba rápida. Los hospitales no cuentan con lugares de aislamiento apropiados, hay menos hospitales -que los dedos que tiene una mano- que tengan un sistema que asegure una baja probabilidad de contaminación del personal que atienda a los pacientes. La provisión logística de jabón líquido, papel toalla y otros insumos así como el asegurar su uso adecuado es tan irregular que se puede calificar como inexistente en los hospitales del país.
6.-La opinión pública ha pasado de una alarma inicial importante a una indiferencia pasmosa, como si fuéramos invulnerables. Los medios de comunicación incluso han calificado a la Pandemia como una Epidemia Mediática y han deslizado que en verdad lo que se quiere es vender antivirales, vacunas, y mascaras. En verdad hay mucho descredito de los especialistas, y muchas enfermedades que se propagan en nuestro país, como la Tuberculosis, la Tuberculosis Multidrogoresistente, el Dengue, y otras desgracias que causan muchas muertes como los accidentes de tránsito, que son relevantes en grado superlativo y minimizan la propagación del virus de la influenza A/H1N1 en nuestro pais.
7.-La Pandemia nos deja ver todas nuestras deficiencias de organización como país. No es necesario poner el dedo en la llaga, en cualquier lugar salta la pus.

Aliensombra

Foto de: http://3.bp.blogspot.com/_w1ix7IejZ80/Rnn0BW8KquI/AAAAAAAAAbQ/YPQBP-P3tHg/s400/alan+pilar.jpg

1 comment:

Luis Enrique said...

1. Llama la atención en primer lugar el manejo informativo que ha tenido esta "pandemia", tan sospechosa por donde se la mire. Por ejemplo, mientras que las gripes aviar y española o asiática permanecen como tales ante los medios a ésta, llamada inicialmente norteamericana y luego porcina, se le "cambió de nombre" poniéndole el apelativo técnico que hoy tiene. ¿Prejuicio o miedo a Estados Unidos (porque nada malo puede asociarse a ellos) o tal vez presión mundial de los porcicultores gringos? Primera cosa rara.

2. La segunda rareza de las muchas es la asociación tan extraña entre los laboratorios y personajes siniestros de la política estadounidense como Donald Rumsfeld. Circulan por todo el mundo correos donde se explica ello con lujo de detalles. Huele a podrido.

3. En tercer lugar, para no extendernos, el manejo tan curioso, por decir lo menos, que ella ha tenido en el Perú. Un inexplicable ministro de salud que anuncia algo y luego se contradice (obviamente sin ninguna crítica ni cuestionamiento de los medios) para finalmente levantar las medidas de seguridad poniendo en su lugar unos "papelitos" donde los viajeros tienen que declarar, si les da la gana, cómo se sienten (por supuesto que bien, a no ser que quieran ser cogidos y marginados por las autoridades como bichos apestados). ¿Eso es serio? Consecuencia, la gripe entró, no por vuelos de México como se pensaba, sino por vuelos de Estados Unidos. ¿Será que a los ricos no se les puede restringir nada, ni siquiera el ir y venir de donde quieran, o que sería una ofensa prohibir aquellos de y hasta EEUU? Sumisión al imperio muy peruana por cierto.

4. Y por si fuera poco, la magnitud dada por el gobierno a esta gripe contrasta abiertamente con nuestra realidad en materia de salud: nuestras plagas endémicas y males inveterados son dejados de lado para satisfacer a la prensa y su punto de vista "correcto" de las cosas.
A propósito de la prensa, qué lamentable papel histórico que hoy está jugando: en la defensa del sistema neoliberal (caduco ya en el mundo) representado por el señor García han mandado al tacho todo lo que signifique verdad, investigación, periodismo, principios y honor. Actualmente lo único que le interesa es decir que todo está muy bien y atacar a los que se oponen. No tienen otra medida de las cosas. Si no fuera por los blogs como el de usted y algunos medios como La Primera y el señor Hildebrandt no sabríamos a qué nivel ha llegado la podredumbre humana encarnada en los intereses de los ricos y de sus empresas (en especial, en la Confiep, símbolo de una época triste de nuestra historia en la que se vendió al Perú a cambio de una monedas de oro. ¡Qué lastima de ricos tuvimos en nuestra amada patria!).

Muchas gracias.